La Filmoteca de Zaragoza acoge desde el
4 de diciembre al 31 de enero un ciclo dedicado a la Primera Guerra
Mundial
: La Primera Guerra Mundial y el cine: El proyecto
EFG 1914.
En esta iniciativa participan una decena de países
europeos, aportando archivos e imágenes del conflicto. Entre ellos, la
Fondazione Cineteca Italiana. El
proyecto europeo EFG1914, desarrollado entre 2012 y 2014, ha digitalizado y
puesto online 740 horas de películas de y sobre la Primera Guerra Mundial,
casi 3000 títulos, gracias a las aportaciones de las 23 filmotecas europeas
que han participado en él. Todo este patrimonio audiovisual europeo ya está
accesible en internet, pero la Filmoteca de Zaragoza ha querido sumarse al
centenario del conflicto bélico y ha programado cinco áreas temáticas sobre la
Primera Guerra Mundial y el cine.
En la primera de ellas, se abordará
El desarrollo de la guerra y, dentro de este
programa podremos ver el documental italiano Guerra sulle
Alpi
, rodado en 1918 y con una duración de ocho minutos. Podrá
verse el jueves, 4 de diciembre a las 20.00 horas y el viernes, 5 de diciembre
a las 18.00 horas. La programación se completará con otros rodajes europeos
sobre la guerra. El filme muestra algunas operaciones militares de los
soldados italianos en los Alpes.
La Primera Guerra Mundial (IGM) fue también
una guerra de imágenes, la primera vez que el cine (todavía un nuevo medio de
expresión), documentó una guerra a gran escala. Las películas se mostraron como el
medio ideal para influir en las masas y no hubo nación combatiente que no las
utilizara. La prohibición de filmar impuesta por las autoridades militares y
las restricciones de la censura, entre otras cosas, impusieron estrechos
límites a las productoras. El control fue facilitado por lo peligroso que
resultaba el rodaje en el campo de batalla, donde los operadores, además,
vieron limitados sus movimientos por el tamaño y peso de las cámaras y
trípodes. Como resultado, la acción a menudo era capturada desde un punto de
vista fijo en la distancia y en ángulos muy amplios a fin de lograr un campo
de visión lo más grande posible que pudiera cubrir cualquier circunstancia
sobrevenida, cuando no era recreada.
Los cameraman fueron enviados a
los campos de batalla de toda Europa, para filmar en los
frentes occidental y oriental, operaciones desde los Alpes
hasta el Cáucaso, en África o en el
Medio Oriente. Las películas editadas de las principales
operaciones militares eran inmensamente populares. Estas imágenes eran
poderosas herramientas de propaganda y fueron utilizadas por todos los poderes
para reforzar los conceptos de superioridad militar y moral sobre el
enemigo.
En la selección, se incluyen noticiarios de ambos bandos (uno de
ellos dirigido por Dziga Vertov), dos recopilaciones
posteriores de materiales rodados en la guerra, reportajes sobre algunas de
las batallas más importantes, así como sobre la fabricación de armas y
equipamiento militar. También se pueden ver ejemplos de varias técnicas
cinematográficas como la animación, utilizada en obras de propaganda, o los
bellos coloreados del sistema Pathécolor.
(Marga Valiente)